La cuarta revolución industrial y la gran transformación del sector de manufacturas

Las fábricas que lideran la expansión de las tecnologías de producción avanzada están transitando exitosamente cuatro transformaciones a largo plazo que son fundamentales para la gestión de disrupciones sin precedentes.

Desde su creación en 2018, Global Lighthouse Network (GLN) la red que agrupa a fabricantes avanzados, ha demostrado que las empresas líderes pueden trabajar para concretar todo el potencial de la innovación y el progreso como eje de la Cuarta Revolución Industrial (4IR). Comenzamos a observar un pequeño grupo de organizaciones de vanguardia, y notamos que las fábricas que integran la red lighthouse pueden ayudar a que otras organizaciones transiten su camino hacia la modernización como fuentes de inspiración y agentes de cambio entre sus pares.

Como resultado, la red GLN ahora comprende 54 puntos geográficos, de los cuales diez fueron incorporados en el tercer trimestre de 2020 (Gráfico 1).  Este crecimiento refleja la adopción cada vez más veloz de las principales tecnologías 4IR, y su incorporación a las operaciones diarias de manufactura y cadena de suministro a medida que las organizaciones reaccionan ante una nueva urgencia de ser competitivas, aun cuando sus pares se queden rezagadas en el “purgatorio” de los proyectos piloto.

We strive to provide individuals with disabilities equal access to our website. If you would like information about this content we will be happy to work with you. Please email us at: McKinsey_Website_Accessibility@mckinsey.com

Dentro de la red GLN, encontramos empresas que lograron grandes avances en términos de 4IR dentro de sus instalaciones fabriles o bien implementaron con éxito la digitalización de extremo a extremo en su cadena de valor. Efectivamente, en ambos casos la tecnología 4IR motorizó la reimaginación de la actividad fabril y las cadenas de suministro en una diversidad de industrias y sectores.

Además, un aspecto esencial para ingresar a la red GLN es la focalización exclusiva en el desarrollo y la capacitación del personal a través de diversos medios.     De hecho, estas organizaciones priorizaron a su personal, transformando la esencia de su trabajo mediante iniciativas de upskilling y/o reskilling que empoderaron a los trabajadores para aprovechar su potencial en nuevas modalidades de trabajo.

Los acontecimientos mundiales recientes, en especial la pandemia de COVID-19, ocasionaron enormes disrupciones sin precedentes que afectaron prácticamente todos los aspectos de la industria mundial e instaron a “reconfigurar” todos los sectores de la economía globalizada. Esta reconfiguración consiste en acciones decisivas orientadas a sumar valor dentro de las empresas, pero también en la sociedad en general. Si bien los impactos en la cadena de suministro pusieron en evidencia vulnerabilidades operativas, también trajeron oportunidades de transformación para los líderes de los sectores de manufactura y cadena de suministro.    Gracias a estos avances tecnológicos y a las nuevas modalidades de trabajo que pusieron en práctica, estas organizaciones pioneras pudieron adaptarse rápidamente a las disrupciones, permaneciendo viables y operativas.

Incluso antes de las disrupciones masivas que impuso la pandemia, la brecha entre quienes llevan la delantera en 4IR y la mayoría de los actores se estaba ampliando rápidamente. Hay cuatro nuevas transformaciones a largo plazo que son críticas para los sectores de manufactura y cadena de suministro:

  • Mejorar la agilidad y el foco en el cliente de extremo a extremo en manufactura y cadenas de suministro facilita y acelera la identificación de las preferencias del cliente. A su vez, esta transformación permite adaptaciones más rápidas en los flujos de manufactura en plantas modulares de última generación y producción a pequeña escala, lo cual deriva en mayores niveles de personalización de los productos.
  • La resiliencia en la cadena de suministro otorga una ventaja competitiva que requiere regionalización junto con ecosistemas de suministro de niveles múltiples y conectados.
  • La velocidad y la productividad se logran mediante mayores niveles de automatización y el crecimiento de la mano de obra, de la mano de iniciativas de upskilling y reskilling.
  • La ecoeficiencia cobra cada vez más fuerza como requisito esencial para permanecer en la actividad empresarial y asegurar el cumplimiento de un marco regulatorio más y más complejo.

El nivel de agilidad y resiliencia necesario para lograr estas transformaciones es central en la innovación 4IR, junto con ventajas competitivas que son instrumentos críticos en periodos de adversidad repentina. Los logros y estándares de referencia incluidos en publicaciones previas sobre estas empresas líderes continúan siendo asombrosos. Aun así, el caos de los acontecimientos recientes nos permite apreciar en mayor profundidad las cualidades que los sostienen, y que continuaron potenciando el impacto de las empresas que integran la red GLN, ya sea de principio a fin de un proceso dentro de una fábrica, o en toda una organización (Gráfico 2).

We strive to provide individuals with disabilities equal access to our website. If you would like information about this content we will be happy to work with you. Please email us at: McKinsey_Website_Accessibility@mckinsey.com

Por lo tanto, en este contexto de desafíos sin precedentes, las empresas que integran la red GLN son modelos de transformación y faros de luz que nos guían en medio de la tormenta hacia un futuro mejor y más resiliente. Estas organizaciones están marcando el rumbo al mostrarnos cómo reimaginar y reequilibrar sus operaciones de cara a la nueva normalidad. Nos están demostrando que las empresas pueden crear valor no solo para sus accionistas, sino también para un amplio grupo de actores interesados en el que están los trabajadores, los consumidores y el medioambiente, es decir, la sociedad en su conjunto.


Quizás sea más importante destacar que los desafíos de hoy en día dejan en claro que estas empresas no terminaron de recorrer su camino hacia la transformación, sino que apenas están comenzando a destrabar su verdadero potencial gracias a las tecnologías 4IR. A medida que crezca la red GLN, nos marcará el camino con más fuerza, y ayudará a que muchas más organizaciones estén mejor preparadas para enfrentar las próximas tormentas, que son inevitables, en cualquier momento y lugar.

Este artículo es una adaptación de “Global Lighthouse Network: cuatro transformaciones a largo plazo para reconfigurar el sector de manufacturas”, que forma  parte de la plataforma Forjando el futuro de la manufactura y la producción avanzadas del Foro Económico Mundial y fue creado en colaboración con McKinsey & Company. El libro blanco se publicó originalmente en el sitio web del Foro Económico Mundial y se cita en este artículo con la correspondiente autorización.

Related Articles