Los sesgos en la inteligencia artificial (y en los seres humanos) y cómo resolverlos

La inteligencia artificial tiene potencial para ayudar a los seres humanos a tomar decisiones más justas, pero solo si ponemos empeño en que los sistemas de IA también lo sean.
El crecimiento del uso de la inteligencia artificial (IA) en áreas sensibles, como reclutamiento laboral, justicia penal y atención de la salud, ha impulsado el debate acerca de sus sesgos y la imparcialidad. Sin embargo, la toma de decisiones por seres humanos en éstas y otras áreas también puede estar viciada e influenciada por sesgos personales o sociales a menudo inconscientes. ¿Las decisiones tomadas en base a IA estarán menos sesgadas que las humanas? ¿O la IA simplemente empeorará las cosas?