Tengo buenos recuerdos de todos los compañeros con los que he trabajado, y algunos de ellos se han convertido en buenos amigos. No sólo hemos pasado muchas horas trabajando… también nos hemos divertido.

¡McKinsey es el lugar!

Tras haber trabajado en una importante constructora española, me di cuenta de que, aunque me gusta resolver los problemas cotidianos, también necesitaba un desafío intelectual mayor y más posibilidades de crecimiento. Esa necesidad fue la que me condujo a la Práctica de Operaciones de McKinsey, que ayuda a los clientes a transformar todos los aspectos de sus operaciones, desde la fabricación hasta la atención al cliente. Yo me incorporé con un MBA, pero hay otras opciones, como incorporarse a nuestro Centro de Diseño de Sistemas de Producción, un programa de aprendizaje de dos años de duración en el que se forman especialistas en fabricación.

Resolver los problemas de forma conjunta

Lo más emocionante de McKinsey es tratar todos los días con compañeros tan diversos, inteligentes y comprometidos. Desde el recién llegado becario en prácticas de verano, hasta el socio de mayor antigüedad, todos tienen mucho que enseñar y aportar. No deja de sorprenderme el nivel de colaboración y apoyo incluso en momentos difíciles.

El limite es el cielo

En McKinsey, todo está diseñado para contribuir a tu desarrollo y éxito. La formación, de carácter continua, engloba desde la formación general recibida tras nuestra incorporación a la firma hasta los cursos prácticos específicos para la adquisición de especialización, pasando por un magnífico conjunto de recursos de conocimientos.

Parte del equipo del cliente

En uno de mis proyectos, inicialmente algunos de los miembros del equipo del cliente se mostraron reacios a trabajar con nosotros. Sin embargo, pronto percibieron el valor de nuestro punto de vista, externo e independiente, y de la amplia experiencia de McKinsey. Trabajamos en estrecha colaboración con ellos, consiguiendo unos resultados magníficos, y finalmente les dio pena vernos marchar. De hecho, yo he conservado una relación duradera con muchos de mis clientes, una relación que ha trascendido lo puramente profesional.

¿Podría ser este también tu sitio?

Dudé muchísimo si solicitar o no un puesto en McKinsey. A quienes se encuentren en la misma situación, les diría: ¿Disfrutarías abordando diferentes problemas en sectores tan diversos como la banca, el sector aeroespacial, los artículos de consumo y la minería? ¿Te seduce la idea de trabajar en un ambiente internacional con personas jóvenes y de talento? Si la respuesta a estas preguntas es afirmativa, mi consejo es que solicites un puesto, te prepares bien para las entrevistas y, a continuación, te relajes y disfrutes del proceso.

Formación académica

IESE Business School (Universidad de Navarra)
MBA

Universidad Politécnica de Madrid
Máster en Ingeniería Civil

Universidad Alfonso X El Sabio
Licenciatura en Ciencias Medioambientales